Consejo de Dios a los padres

consejo a los padres

La Biblia es la mejor consejera del hogar; es la enciclopedia más completa y actualizada, que podemos encontrar. Por este motivo es indispensable poner un volumen del libro de Dios en las manos de tus hijos. Cada uno debe tener su propia Biblia, así como tiene su cama para dormir. Es muy recomendable, estudiar junto con ellos toda la Biblia, ordenadamente.

Dios honra su Palabra, ella se irá grabando en el corazón de tus hijos. Tú debes explicarles mientras están pequeños, las historias bíblicas de niños santos, que llegaron a ser héroes nacionales en el pueblo de Dios, por la gracia del Señor, que les acompañaba. Por ejemplo, Moisés, Josué, Gedeón, Sansón, David, Salomón, Daniel, y sus tres compañeros, etc.

También debes enseñarles en su tierna edad, las trágicas consecuencias de los hijos desobedientes que se rebelaron contra sus padres y contra Dios. Ejemplo: Los hermanos de José, Caín, Cam (hijo de Noé), las hijas de Lot, los hijos del sacerdote Elí, los hijos de Samuel, el malvado Absalón, etc.

La Biblia está llena de historias de amor, para preparar el corazón de los jóvenes y las señoritas que se están acercando a la edad matrimonial. Muéstrales esas historias a tus hijos e hijas, para que ellos conozcan la diferencia que hay entre un matrimonio con la aprobación de Dios, y otro que se hace por capricho en contra del consejo de los padres; como en el trágico caso de Sansón y Dalila, y el matrimonio feliz de Isaac y Rebeca.

El rey David dijo: “¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra. Sal. 119:9. “En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti.” Sal. 119:11. “Instruye al niño en su camino y aun cuando fuere viejo, no se apartará de él”. Pr. 22:6.

Dr. Jaime Puertas

Extracto tomado del libro Consejos para tu familia  

Consejo de Dios a los padres, Capítulo 2, Pg. 6