Vestida para triunfar

Vestida para triunfar

Lo que se desea es que la mujer cristiana fortalezca su espíritu y reciba la transformación que viene de Dios. Que se proponga impactar su entorno positivamente para la gloria de Dios.

Se reviste de fuerza y dignidad, y afronta segura el porvenir. (Proverbios 31:25-26)

La sociedad de hoy pone mucho énfasis en nuestro aspecto exterior: la ropa, el cabello, el maquillaje… Se valora excesivamente cómo nos vemos, lo que llevamos puesto, las marcas que usamos. ¡Qué bueno saber que Dios no se fija en eso! Sí, él desea que nos cuidemos, que nos alimentemos bien y vigilemos nuestra salud. Pero a nuestro Padre celestial le interesa aún más nuestro crecimiento espiritual.

Dios anhela que cada una de nosotras reciba su amor. Su amor nos llena, nos transforma y nos capacita para bendecir a los demás en su nombre. No hacemos esto por nuestras propias fuerzas. Necesitamos cultivar una comunión diaria con Dios y permitir que su Espíritu Santo nos llene. Cuando abrimos nuestro corazón a su mover, él comienza a limar las asperezas de nuestra vida y a capacitarnos para que seamos de bendición a otros. Puede que sea un proceso largo y hasta doloroso, pero vale la pena.

En la Biblia hay unos versículos muy conocidos que nos hablan sobre la mujer que teme al Señor. Se encuentran en Proverbios 31:10-31. A muchas mujeres nos intimida ese capítulo, porque lo vemos como una lista inacabable de deberes por hacer… Sin embargo, ese capítulo contiene en realidad las enseñanzas de una madre para su hijo «el rey Lemuel». En los versículos 1-9 ella le advierte sobre la inmoralidad sexual. El resto del capítulo habla sobre la mujer virtuosa que teme al Señor, esa que sería buena como esposa para el rey Lemuel.

Es en esa sección que encontramos los dos versículos base para nuestro estudio de hoy, los versículos 25-26.

Prestemos atención porque aquí encontramos una vestimenta que nos hará brillar y triunfar de verdad. Junto con la armadura de Dios en Efesios 6:10-18, estos dos versículos de Proverbios nos hablan de la mejor vestimenta que podemos llevar. Aquí en Proverbios 31:25 se nos habla de fuerza, de dignidad y de una gran seguridad. Luego, en el versículo 26, leemos sobre la sabiduría y la instrucción amorosa. Veamos cada una de las frases en detalle.

Cortesía de Lisania Meléndez