Madre de hijos adolescentes

mama e hija

Por.- Pastora Lucymar de Montilla

Uno de los mejores momentos en la vida de cualquier mujer es ese día en que después de nueve meses puede ver a lo más bello y esperado, su bebe, ese día queda grabado en la mente de cada una de las mujeres que han experimentado la dicha de ser madres. Luego vine lo difícil, cada día a partir de allí es una verdadera aventura llena de alegrías, preocupaciones y algunos momentos difíciles, pero es la vida de la madre; no todo es color de rosas.

A medida que los hijos van creciendo cada experiencia es diferente, demanda preparación, paciencia y amor; los hijos crecen, el tiempo pasa muy rápido hasta que de repente llegan a la adolescencia.

La adolescencia es esa etapa de la vida en la que definitivamente para todo padre se convierte en una etapa lenta y llena de retos que si no lo sabes cómo pasar te la vas a ver muy mal; ¿Por qué ocurre esto? los adolescentes ya no son niños y lo saben por lo tanto no los puedes tratar como tal, pero tampoco son adultos y tú lo sabes por lo tanto tampoco pueden ser tratados como tal, es acá donde viene el dilema de cada madre de hijo adolescente ¿entonces como lo trato? lo mejor que puede hacer es conciliar, efectivamente se debe aprender a ponerse de acuerdo con ellos, es decir llegar a acuerdos.

El adolescente sabe que no es un niño y se cree adulto es allí donde la madre debe seguir el consejo dado en el libro de los Proverbios 24:6  Porque con ingenio harás la guerra, por lo tanto la madre debe usar su ingenio y hacer razonar a su hijo como «se supone lo haría un adulto», si ellos se creen adultos que sean responsables y bien portados como lo realizaría un adulto.

Otra herramienta es la negociación, definitivamente hay que convertirse en negociadora de primera, con esto quiero decir llevarlos a tu terreno en el cual por su puesto tú te llevaras la mayor ganancia. La biblia habla en Proverbios 20:14  El que compra dice: Malo es, malo es; Mas cuando se aparta, se alaba. La madre debe aprender a negociar con sus hijos.

De Igual forma hay que pedir sabiduría a Dios no es fácil tratar con los jóvenes, ellos están en pleno desarrollo, con la cabeza llena de tantas ideas, en medio de un mundo que los presiona a comportarse de determinadas formas para poder encajar, y si la madre no está en oración por sus hijos, esta etapa que debería ser de acompañamiento se volverá un campo de batalla.

…La oración eficaz del justo puede mucho Santiago 5:16