Problemas del Matrimonio

Problemas del matrimonio

Hace cerca de dos mil años, nuestro hermano, el Apóstol Pablo, escribió a la iglesia de los Corintios, aconsejándoles sobre los problemas del matrimonio.

Nuestro hermano Pablo, pone en primer lugar: Las relaciones sexuales, entre marido y mujer. Lo explica de la manera siguiente:

“El marido cumpla con la mujer el deber conyugal, y asimismo la mujer con el marido. La mujer no tiene potestad sobre su cuerpo, sino el marido; ni tampoco tiene el marido potestad sobre su cuerpo, sino la mujer. No os neguéis el uno al otro, a no ser por algún tiempo de mutuo consentimiento para ocuparos sosegadamente en la oración, y volved a juntaros en uno, para que no os tiente Satanás a causa de vuestra incontinencia”. 1 Cor. 7: 3-5.

 En mi largo recorrido por cuatro continentes, he podido comprobar que la Palabra de Dios es suficientemente poderosa para aplastar al diablo y derrotarlo, echándolo fuera de hogares cristianos que se estaban derrumbando por haber dejado a un lado lo que ordena el Señor, en ese pasaje bíblico que acabas de leer.

 He podido comprobar que miles de “hermanas” en Cristo, están obedeciendo a la voz de Satanás, escuchando consejos de malos, y desechando la Palabra de Dios. Algunas están influenciadas por libros mundanos, novelas o conversaciones con amistades impías… Algunas están usando el sexo para chantajear al marido, consiguiendo ciertas cosas, actúan bajo la consigna: “si me da, le doy…”

Esta guerra psicológica, profundiza el abismo de separación entre dos seres que se aman. Comienzan por discusiones violentas; después se corta el diálogo entre marido y mujer; casi no se hablan y cuando él responde, lo hace con tal violencia, que a ella le provoca no volver a hablarle más…

Satanás aprovecha el silencio de los dos, para secretearles tantas cosas. El próximo paso será ausentismos del marido; comenzará a llegar cada vez más tarde del trabajo, después inventará viajes, los fines de semana y días feriados… Conseguirá “amigos y amigas” con los cuales se sentirá a gusto, y Satanás lo irá atrapando, como sedujo a Sansón por medio de Dalila. El diablo las tiene de todos los colores, de todos los tamaños y de todas las edades.

Solución

Hermanas, despierten, la Biblia dice que “el que se humilla será ensalzado”. Ponte de acuerdo con tu adversario pronto”. Mt. 5:25. No dejes que el sol se ponga sobre vuestro enojo; ni deis lugar al diablo. Recuerden que la Biblia dice: “Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo” Lc. 6:38.

Dale gracias al Señor por su Palabra, haz como hizo Ana, la madre del profeta Samuel, sécate las lágrimas, come y sonríe; ríete del diablo… Péinate, ponte bonita y cuando venga tu marido del trabajo, corre a recibirlo; cuélgate de su cuello y bésalo; no temas, porque él es tuyo y tú eres de él. Entre tantos millones de hombres que hay en el mundo, tú lo escogiste a él para entregarle tu virginidad, tu mente, tus fuerzas, tu futuro y tu pasado… “Toda tu, eres suya”.

Perfúmate y arregla tu cuarto; ponte linda como a él le gusta. No temas, entre tantos millones de mujeres que hay en el mundo, él te eligió a ti; porque le gusta como tú eres… El amor no mira canas ni arrugas, porque el corazón no envejece. Olvida lo pasado y comienza de nuevo; disfruta de la vida con el hombre que amas. No seas tonta, no entregues lo que es tuyo en manos de una extraña; no tires a la calle tu felicidad; entrégate en sus brazos sin reservas, revive los días aquellos cuando se conocieron y se unieron por primera vez… Sonríele, deja que tus dientes se asomen “coquetos” como la luna entre las nubes.

No permitas que el orgullo siga marchitando el jardín de tu felicidad; ámalo, ámalo y síguelo amando; no te canses de su amor, porque Amar, es vivir.

 Dios es amor, el que no ama, no conoce a Dios…!

Dr. Jaime Puertas

Consejos para tu Familia. Pg, 29, 30